Connect with us

TENNIS

Swiatek se corona campeona de la WTA Finals

Iga Swiatek finaliza la temporada en la cúspide del circuito y con un título en sus manos. Imposible pedir más: Cancún echó el telón tras una edición pasada por agua (y por dificultades)… con una coronación absoluta tras una final que se convirtió en una fiesta polaca. Pegula, desconocida ante la potencia y el peso de las bolas de su rival.

No hubo final en las WTA Finals 2023 de Cancún. Quizás fue un guiño del destino que, en el día que mejores condiciones presentó, el partido que debía ser un espectáculo y un fin de fiesta maravilloso fuese menos vistoso que muchos otros que hemos vivido esta semana. Nada tiene que ver en esto Iga Swiatek, ante la que se nos acaban los calificativos: muchos dudaron de sus capacidades en una temporada no tan exitosa como la anterior, pero el torneo de final de temporada nos vuelve a demostrar que Swiatek nunca se fue, y que su combinación de potencia, control y altura es capaz de hacer lucir a las mejores jugadoras del mundo como jugadoras amateurs. Y por ese mismo motivo, la final acabó en un santiamén, con una mujer en una misión: campeona sin ceder un set, dejando solo un tiebreak y firmando una final absolutamente redonda ante la desconocida Jessica Pegula (6-1, 6-0).

Un juego. Eso fue lo único que extrajo Jessica Pegula del partido por el título. Cancún se tiñó de banderas de Polonia en la grada, que respondió a pesar del día de retraso en la final, horario extraño para el último partido del circuito WTA de la temporada. Nos habíamos acostumbrado a partidos muy desiguales a lo largo de la semana, si bien muchas de las actuaciones vistas podían entenderse por las ráfagas de viento extremo y unas condiciones climatológicas difíciles para cualquiera que se plantara en la pista. Hoy, en un día mucho mejor para la práctica del deporte, quizás la falta de hábito tumbó a la estadounidense, que encadenó errores hasta salir mentalmente del partido.

Porque cuando Pegula pegaba, Swiatek lo devolvía todo, y cuando era Iga la que añadía una inyección de velocidad y peso, el tenis de Jessica se caía como un castillo de naipes. Lo cierto es que no hay mucho más que analizar cuando una tenista es tan superior a su rival en todas las facetas del juego. El saque con spin ya empezó a dar quebraderos de cabeza a Pegula desde el inicio, el golpe que seguía al saque llevaba tres marchas más que la propia devolución de Jessica, y las pocas bolas atacables para la nortamericana siempre encontraban la respuesta de una Iga en estado de gracia. El juego de la polaca es fascinante, aunque nada descubrimos a estas alturas: nadie cubre la pista como ella mientras que, al mismo tiempo, recupera espacio y prepara la transición defensa-ataque a una velocidad supersónica. Si la oponente tiene un mal día, esta combinación resulta más letal de la cuenta.

IGA NUNCA SE FUE

La supersónica irrupción de Aryna Sabalenka, abanderada de un perfil de potencia absoluta capaz de poner en muchos problemas a Iga, ensombreció para muchos la relevancia y trascendencia de lo que Swiatek pretende hacer en el circuito femenino. Lo que desde muchos sectores se percibe como un pequeño bajón en cuanto a prestaciones queda desmontado si vemos los números y las actuaciones de Swiatek en este 2023: un Grand Slam, primera corona en las WTA Finals y número uno del mundo para acabar el año. Menú de cinco estrellas Michelin para una raqueta que prepara con mimo los mejores platos del circuito. No fue la final más vistosa, pero sí un mensaje que resuena con fuerza en todos los rincones del vestuario: Iga Swiatek nunca se fue. Ya podrían renombrar el próximo huracán en Cancún con su nombre, desde luego.

Fuente: Punto de break

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mas de TENNIS